Todo lo he hecho a sabiendas y no me arrepiento de nada.

Ni de lo bueno, ni de lo malo, ni de los momentos felices, ni de las tristezas…

Al final, tengo el alma llena de paz y tranquilidad

Chavela Vargas


Share Button