La muerte no es nada


“Sencillamente me he deslizado a la siguiente habitación…

Yo soy yo y tú eres tú. Sin importar lo que significábamos el uno para el otro, aún lo somos.

Llámame por mi viejo nombre familiar, háblame como siempre lo hiciste.

No imprimas diferencias en tu tono, no impongas un aire de solemnidad o pena.

Ríe como siempre reíamos de las bromas que disfrutábamos juntos.

Juega, sonríe, piensa en mí, reza por mí.

Deja que mi nombre sea siempre la palabra conocida que siempre fue, permite que sea dicha sin ningún efecto, sin sombra alguna en ella.

La vida significa lo que siempre ha significado.

Es la misma que siempre ha sido, existe una continuidad inquebrantable.

¿Por qué debo salir de los pensamientos sólo porque estoy fuera de la vista?

Estoy esperando por ti, por un tiempo, en algún lugar muy cercano,

justo a la vuelta de la esquina… Todo está bien.”


Henry Scott Holland

Share Button