El poder del pensamiento, Tao

El Poder del Pensamiento

Tao II

“Vacía tu Ego completamente; Abraza la paz perfecta. El Mundo se mueve y gira; Observale regresar a la quietud. Todas las cosas que florecen Regresarán a su origen. Este regreso es pacífico; Es el camino de la Naturaleza, Eternamente decayendo y renovándose.

Comprender ésto trae la iluminación, Ignorar esto lleva a la miseria. Aquel que comprende el camino de la Naturaleza llega a apreciarlo todo; Apreciándolo todo, se convierte en imparcial; Siendo imparcial, se convierte en magnánimo; Siendo magnánimo, se convierte en parte de la Naturaleza; Siendo parte de la Naturaleza, se hace uno con el Tao; Siendo uno con el Tao, se alcanza la inmortalidad: Piensa que el cuerpo perecerá, el Tao no.

Acepta y serás completo, Inclínate y serás recto, Vacíate y quedarás lleno, Decae, y te renovarás, Desea, y conseguirás, Buscando la satisfacción quedas confuso.

El Sabio acepta el Mundo Como el Mundo acepta el Tao; No se muestra a si mismo, y así es visto claramente, No se justifica a si mismo, y por eso destaca, No se empeña, y así realiza su obra, No se glorifica, y por eso es excelso, No busca la lucha, y por eso nadie lucha contra él. Los Santos decían, “acepta y serás completo”, Una vez completo, el Mundo es tu hogar.

La Naturaleza dice pocas palabras: El viento fuerte no dura mucho,

La lluvia torrencial no cae durante mucho tiempo. Si las palabras de la Naturaleza no permanecen ¿Por qué habrían de hacerlo las del Hombre? Para seguir el Tao, conviértete en Tao; el Tao te aceptará. Para dar virtud, conviértete en virtud; la virtud te aceptará. Si pierdes con el Tao, la pérdida te aceptará. Has de confiar para que confíen en ti.

Si te mantienes de puntillas no te mantienes mucho tiempo; Si das pasos demasiado largos no puedes caminar bien; Si te muestras a ti mismo no puedes ser bien visto; Si te autojustificas no puedes ser respetado; Si te halagas a ti mismo no puedes ser creído; Si te enorgulleces demasiado no puedes alcanzar la excelencia. Todos estos comportamientos son excrecencias y tumores, Cosas desagradables evitadas por el virtuoso.

La gravedad es el origen de la ligereza, La Calma, la dueña de la agitación. Así pues, el que dirige una gran empresa no debe actuar con ligereza o agitación. Actuando a la ligera, pierde contacto con el Mundo, Actuando agitadamente, pierde contacto consigo mismo. El sabio viaja todo el día sin perder el control; Rodeado de cosas deseables, permanece en calma y sin sujecciones.”

Share Button